Deliciosas y fáciles de hacer, con este dulce sorprenderás y dejarás con la boca abierta a tus invitados. Te explicamos cómo preparar tejas de almendra paso a paso.

Las tejas son un tipo de galleta crujiente, fina y ligera que se elaboran a base de almendra triturada, se les puede dar forma redondeada por lo que se parecen a las antiguas tejas de las casas.

Hoy te enseñamos cómo hacer estas deliciosas tejas a las que daremos un toque especial con un ligero sabor a naranja. Te sorprenderá lo sencilla que es la receta  y seguro que se convertirán en uno de vuestros dulces favoritos.

 

Ingredientes:

  • 50 gr. de mantequilla
  • 30 gr de harina
  • 125 gr de azúcar glas
  • 20 gr. de almendras molidas
  • ralladura de la piel de una naranja y su zumo
  • 40 gramos de almendra laminada

Tiempo de elaboración:

  • 15 minutos para preparar la masa
  • 1 hora de reposo en el frigorífico
  • 30 – 40 minutos para hornear (en varias tandas)

Receta:

Funde la mantequilla en un cazo, o al microondas a temperatura media, y deja atemperar un poco.

En un bol mezcla la harina, el azúcar, las almendras molidas y la ralladura de naranja. Añade unos 50 mililitros del zumo de naranja (puedes medir la cantidad exacta con un peso de cocina) y la mantequilla derretida. Remueve con una cuchara mezclando bien todos los ingredientes.

Ahora añade las almendras laminadas, si no tienes puedes utilizar también troceadas o incluso crocanti de almendra, aunque le dará un toque más dulce. Mezcla de nuevo hasta obtener una pasta.

Deja reposar la masa en el frigorífico una media hora, para que se endurezca.

Prepara una placa de horno con papel sulfurizado o alguna otra base antiadherente. Precalienta el horno  a 170 ºC.

Saca la masa de la nevera y con una cucharita pequeña coge montoncitos, colócalos en la bandeja de horno en forma de bolita dejando bastante espacio entre ellos, con el calor se abrirán y se extenderán quedando completamente planos.

Hornea unos 7 minutos, hasta que empiecen a dorarse, ten cuidado por que la cocción es muy rápida. Tendrás que hornear las tejas de varias veces, haciendo unas 10 cada vez.

Al sacarlas del horno, déjalas en la placa unos 30 segundos o un minuto. Cuando empiecen a solidificarse, con ayuda de  una espátula sácalas de la bandeja y colócalas en una superficie para que terminen de enfriarse.

Si quieres darles forma de teja redondeada colócalas aún un poco calientes sobre un rodillo de cocina y déjalas unos segundos. Se enfrían muy rápido y una vez frías no podrás darles forma, hazlo mientras estén aún un poco elásticas.

¡No te olvides de contarnos qué tal te han salido!