Estas piruletas de chocolate son un postre perfecto tanto para niños como para mayores. También son estupendas para preparar una merienda especial o incluso para vuestra pareja en el día de San Valentín.

Son tan fáciles de hacer que las repetiréis más de una vez, ¡seguro!

Os recomiendo hacerlas con un tipo de chocolate de buena calidad, y que sea chocolate para deshacer o chocolate de repostería para que las piruletas salgan perfectas. receta-piruletas-de-chocolate

Ingredientes y materiales:

  • Chocolate negro de repostería o para deshacer
  • chocolate blanco (si no tienes puedes hacerlas solo con el negro)
  • Unas brochetas o pinchos de madera, córtalas a la mitad con unas tijeras si son muy largas.
  • Algunas almendras y otro fruto seco troceado, o alguna decoración de azúcar
  • Papel sulfurizado o antiadherente

Elaboración:

El truco de esta receta es derretir el chocolate correctamente, afortunadamente hoy en día usando un microondas no necesitas hacerlo al baño María y es mucho más sencillo.

Es suficiente con poner el chocolate troceado en un bol de cristal o plástico y introducirlo en el microondas.

Eso sí, ten cuidado de que el chocolate no se queme, para ello ponlo en el microondas a potencia alta a intervalos de unos 20 – 50 segundos. Cuando la mayor parte del chocolate esté ya derretida y queden algunos trozos aún enteros es el momento perfecto. Mueve el chocolate con una cuchara y los trozos que quedan terminarán por deshacerse.

Si el chocolate queda seco, arrugado y con un olor fuerte puede que se haya quemado y no debes utilizarlo, por eso es conveniente derretirlo poco a poco.

  1. Derrite el chocolate negro y blanco en un boles por separado.
  2. Coloca el papel sulfurizado sobre una tabla de cocina o en una bandeja, que sea de un tamaño que puedas meter luego en el frigorífico.
  3. Usando una cuchara pequeña coge una cucharada de chocolate y viértelo sobre el papel, con el dorso de la cuchara espárcelo en forma circular.
  4. Coloca en un extremo la brocheta de madera, añade una gotita más de chocolate sobre la brocheta para asegurarte de que no se separará
  5. Decora las piruletas con almendras, con gotas de chocolate blanco o con decoraciones de azúcar
  6. Mételas en la nevera unas dos horas. Aunque te parezca que están muy líquidas, en cuanto los con el frio se solidificarán y quedarán perfectas